Soluciones alternativas para evitar la depresión por la falta de visión

Los problemas de visión son muy dados tanto en las personas menores como en personas adultas. La mayoría de las personas podemos sufrir alguna enfermedad visual como por ejemplo los errores de refracción, que vienen a ser problemas de vista corta, ya sea la miopía, hipermetropía, astigmatismo o la presbicia. Debemos tener en cuenta que las personas mayores de 50 años son más propensas a desarrollar este tipo de problemas y, como consecuencia, su calidad de vida va disminuyendo.

La pérdida de visión puede llegar a estar relacionada con la depresión, debido a que, con el paso del tiempo, así como algunas personas pueden perder audición otras lo que pierden es la visión. También puede surgir de manera repentina.

Ciertos tipos de pérdida de visión llevan a una pérdida parcial o completa.

Causas

En la pérdida parcial, las causas pueden ser las siguientes:

1. Cataratas

La visión puede ser borrosa o anubarrada y una luz que sea brillante puede provocar reflejos.

Hay cuatro tipos de cataratas, dependiendo de las causas que las han originado:

– Metabólicas. Vinculadas a otras enfermedades.

– Congénitas. Se presentan al nacer o son formadas en los tres primeros meses de vida.

-Traumáticas. Ocasionadas por traumatismos oculares.

-Tóxicas. Provocadas por el uso de fármacos dañinos.

2. Glaucoma

Puede haber una estrechez central del campo visual y ausencia de zonas de visión.

3. Degeneración macular

Donde la visión lateral es completamente normal, pero la central va perdiéndose paulatinamente.

Podemos distinguir otra serie de causas que se vean implicadas en la pérdida de visión, como son:

– La obstrucción de los vasos sanguíneos.

– Ojo perezoso.

– Neuritis óptica.

– Retinitis pigmentaria.

No obstante, también existen problemas más leves como la presbicia o vista cansada.

Conociendo estos datos, veamos algunas de las soluciones que podemos ofrecerte.

Soluciones

En cuanto a casos más graves, distinguimos una serie de soluciones:

1. Cataratas

En el caso de que padezcamos esta enfermedad, operarase de cataratas será el mejor remedio. Para ello, se utiliza la facoemulsificación, tratándose del método más desarrollado para el tratamiento conclusivo de este problema. Consiste en el empleo de ultrasonidos para diluir y quitar el cristalino dañado y sustituirlo por una lente artificial intraocular.

2. Glaucoma

Existen medicamentos para tratar este problema, como son las gotas medicinales. Sin embargo, también hay posibilidad de aplicar algunas cirugías, como son:

– Trabeculoplastia.

Donde un láser realiza pequeñas quemaduras en la red trabecular.

– Iridotomía con láser.

Recomendado para personas con un glaucoma de ángulo cerrado y estrecho para el drenaje. Crea un pequeño agujero en la parte superior del iris mejorando el flujo de la secreción acuosa hacia la zona de drenaje.

3. Degeneración macular

Para su tratamiento, se pueden utilizar las inyecciones intravítreas con factores antiangiogénicos. Ayuda a bloquear el progreso de las membranas neovasculares.

En cuanto a cuestiones leves, como son los errores de refracción en cuanto a miopía, hipermetropía y astigmatismo, destacamos los posibles remedios que están a nuestro alcance sin necesidad de cirugía:

– Iluminación precisa.

– Uso de gafas o lentillas de contacto. Ya sean de cerca, progresivas o bifocales.

Mejorar la calidad de vida empieza con estas soluciones.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies