depresión severa

Una depresión severa es una variación de la depresión mayor, de hecho, son prácticamente iguales por lo que mucha gente utiliza este término para referirse a una mayor. En términos médicos, se podría llamar también depresión unipolar.

A pesar de que las diferencias son mínimas, vamos a ver con detalle las características de una depresión severa.

Lo primero que debes saber es que afecta a una gran parte de la población, más del 6% del total, lo cual en números asusta. Suele aparecer a edades tempranas, en la adolescencia, pero también puede salir en edades más mayores (y por supuesto a hombres y mujeres).

El caso conocido y más reciente de suicidio por depresión severa seguramente sea el de Robin Williams.

Síntomas de la depresión severa

Para detectar correctamente una depresión de este tipo es esencial que conozcas sus sintomáticas más frecuentes:

?? Malestar general y fatiga: Se siente el cuerpo “vacío”, sin energía para realizar cualquier tipo de acción, muchas veces acompañado por una sensación de malestar en el cuerpo difícil de explicar.

?? Insomnio o dificultad para dormir.

?? Baja autoestima: Puede ser un pensamiento constante o puede venir de forma puntual de manera muy fuerte. Sentirse muy por debajo de los demás y poco útil.

?? Ideas suicidas: En los casos más graves empezarán a surgir pensamientos de desesperanza que se traducirán en ideas de suicidio.

?? Desconcentración: Resulta difícil concentrarse en una tarea o acción durante un tiempo razonable.

Por supuesto, en cuanto detectes o sospeches que tienes una depresión debes acudir al médico o a un especialista cuanto antes. También, si conoces a alguien que tiene estos síntomas deberías convencerle para que acuda a un psicólogo o hablarlo con sus familiares más cercanos.

depresión severa síntomas

¿Qué es una depresión severa recurrente?

Es un término muy utilizado en este caso por la siguiente razón: la depresión severa puede aparecer “a ratos” de manera muy fuerte, es decir, con unos síntomas muy claros. Desaparecer al cabo de un tiempo (unos días o semanas) y luego volver con igual o más fuerza.

Este extraño vaivén se conoce como depresión severa recurrente y es igual de peligrosa que la normal.

Tratamientos habituales

En este aspecto tenemos buenas noticias: la gran mayoría de personas que la sufren se curan totalmente con un tratamiento adecuado.

Cada persona es un mundo y el tratamiento a seguir dependerá de sus características físicas y psicológicas, por lo que más recomendable es acudir a un profesional para que evalúe tu caso.

Los tratamientos más comunes se dividen en fármacos o en psicoterapias. Los primeros se basan en determinados medicamentos (normalmente antidepresivos e inhibidores de serotonina) y los segundos en terapias diversas (normalmente cognitivas donde se ayuda al sujeto a modificar los pensamientos negativos y a conocerse mejor).

¿Te ha gustado? Ayúdanos a difundir nuestros contenidos en las redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
1Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0Pin on Pinterest
Pinterest
0