¡No te deprimas más por tu sequedad íntima!

Las estadísticas demuestran que uno de los problemas de salud íntima que más afecta a las mujeres es la sequedad vaginal. Un problema que normalmente se relaciona con la llegada de la menopausia, pero que en realidad lo padecen mujeres de todas las edades. Las sensaciones asociadas a la sequedad vaginal son bastante molestas (desde irritación a picores), pero principalmente se reconoce por su síntoma principal: el dolor a la hora de mantener relaciones sexuales. Un hecho que puede llegar condicionar por completo la vida íntima de muchas mujeres.

Afortunadamente, debes saber que existen múltiples opciones útiles para superar estas dolencias: desde terapias y cremas hasta los lubricantes, donde destaca sobre todo el lubricante natural. En este post queremos hablarte un poco más sobre la sequedad vaginal, para que sepas cómo debes actuar para subsanar tus molestias.

La sequedad vaginal: causas y síntomas

Los estrógenos son unas hormonas femeninas que aumentan su presencia en el cuerpo de la mujer a raíz de la pubertad, y que comienzan a disminuir cuando llegas a la mediana edad. Estas hormonas se encargan del ciclo menstrual, y mantienen la lubricación y la salud de la vagina. Por eso, cuando tu cuerpo experimenta una disminución notoria en el nivel de estrógenos, tu vagina pierde su lubricación natural, y aparecen los problemas de sequedad. No obstante, esta no es la única causa que la desencadena: la depresión, el estrés y la ingesta de anticonceptivos pueden generar también sequedad vaginal. Además, el exceso en el consumo de tabaco y alcohol también se asocia a la disminución de la lubricación natural de la vagina.

Los tres síntomas típicos de la sequedad vaginal

– Sensación de ardor (principalmente al orinar).

– Picores generados por la deshidratación excesiva de la vagina.

– Dolor al mantener relaciones íntimas. Además, la sequedad y la fricción durante la penetración pueden llegar a causar sangrado.

Todo lo anterior puede llegar a afectar psicológicamente a la mujer, haciendo que su apetito sexual disminuya y sienta cada vez más y más estrés, lo que a su vez es capaz de contribuir a la sequedad, llevándola directamente hacia un círculo vicioso. Pero además la sequedad en la vagina puede causar vaginitis atrófica y atrofia vaginal, lo que a su vez te hace más propensa a padecer infecciones en la vagina, causa pequeñas fisuras y genera una molesta sensación de quemazón.

Es importante enfrentar la sequedad vaginal, para que todas estas molestias no condicionen tu día a día. Y para ello, siempre puedes recurrir a la ayuda del lubricante natural.

¿Por qué escoger un lubricante natural?

Los lubricantes ayudan a minimizar la fricción, y con ello la irritación durante tus relaciones íntimas. No obstante, es importante que el lubricante al que recurras esté fabricado con ingredientes naturales, sin disruptores hormonales ni parabenos, así como otros ingredientes que son potencialmente cancerígenos y que pueden resultar paradójicamente irritantes.

Existen tres tipologías principales de lubricante natural: a base de agua, a base de aceite y a base de glicerina, y cualquiera de los tres resulta igualmente eficaz para superar los problemas de sequedad vaginal ¡limítate a escoger el que más te guste!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies