¿Qué son los fosfenos y cómo pueden ayudarte con la depresión?

Seguro que en alguna ocasión has experimentado esa ráfaga de luz, aún estando a oscuras o con los ojos cerrados, después de mirar fijamente y de cerca una bombilla. Mucho se ha estudiado sobre ello, y es que los fosfenos son una interesante herramienta con múltiples utilidades.

Pero, ¿exactamente qué son los fosfenos?

Los fosfenos son la reacción electro-química que la luz produce en nuestro cerebro. Son imágenes coloridas que perduran unos 3 minutos en nuestra mente después de la exposición a la luz.

Esas imágenes de persistencia retinaria o postimágenes tienen la capacidad de penetrar en nuestro cerebro, estimular las conexiones cerebrales y así amplificar nuestros pensamientos y emociones. Los fosfenos, como informan en http://www.fosfenos.com, nutren nuestro cerebro y limpian nuestros malos pensamientos facilitando que se activen ambos hemisferios. Razón y emoción quedan conectados mejorando nuestra atención, memoria, concentración, creatividad e intuición.

Desde Avicena en el siglo X hasta los estudios del psicólogo francés Pierre Janet sobre la incidencia de la luz en los enfermos de histeria, mucho se ha experimentado en torno a la luz y sus beneficios para el desempeño físico, cognitivo y emocional.

La más destacada aportación se la debemos al neurólogo francés Francis Lefebure, que en el año 1963 apuntaló la relación entre los fosfenos y la mejora de la memoria y del estado de ánimo.

A lo largo de sus 60 años de profesión Lefebure patentó un método terapeútico a base de fosfenos utilizado en psicoterapia para tratar desequilibrios emocionales, adicciones, fobias, insomnio… Pero sus beneficios se extienden también al deporte o las expresiones artísticas.

Su método consiste en mirar fijamente a una lámpara especial durante unos 30 segundos. Durante unos 3 minutos veremos primero un círculo amarillo con borde rojo que con el paso de los segundos se intensificará hasta hacerse todo rojo. Después se hará azul, azul más oscuro, gris y así hasta desaparecer.

Pese a lo que se pueda pensar no existe peligro alguno para los ojos, de hecho según el doctor Lefebure es una extraordinaria gimnasia retinaria para nuestros ojos. Únicamente está contraindicado en los casos de glaucoma severo o en aquellos pacientes con cirugía ocular reciente (de hace menos de un año).

¿Realmente los fosfenos pueden curar la depresión?

No es gratuito que empleemos la luz para activarnos y la oscuridad para descansar. Así en otoño, cuando las horas de luz solar van disminuyendo, los casos de depresión aumentan. Es una evidencia científica que la luz natural, la solar sobre todo, mejora nuestro estado de ánimo y rendimiento intelectual.

La depresión se caracteriza por la apatía, los sentimientos de culpabilidad, tristeza, la falta de apetito, incluído el sexual, el insomnio o los continuos dolores de cabeza. Es una alteración general que se traduce en irritabilidad y decaimiento, y que afectará a 1 de cada 6 personas en su vida.

Los fosfenos o baños de luz permiten combatir la depresión crónica, pero en especial la estacional, gracias al efecto purificante de la luz en nuestra mente. En los casos más graves pueden realizarse hasta 60 exposiciones al día a intervalos de 3 minutos. Los resultados son rápidos ya que a los 2-3 días el paciente vive una notable mejoría.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies