Antes que nada tienes que saber que casi todo lo que la madre puede experimentar durante el embarazo, tiene algún tipo de efecto en el desarrollo del bebé. Es cierto que, quizá, los efectos no sean tan nocivos como, por ejemplo, fumar durante este periodo, pero también puede sufrir algunas alteraciones de importancia.

En los puntos siguientes vamos a ver todos los efectos para la salud del pequeño que tiene la depresión en el embarazo.

Sin embargo, antes de ponernos con ellos, tienes que recordar que tener depresión postparto no significa que seamos malas madres; piensa que estamos en un proceso donde tenemos todas las hormonas revolucionadas por lo que no siempre podemos mirar con buenos ojos a nuestro bebé en el momento en el que nace.

Sin embargo, en la gran mayoría de los casos esta sensación desaparecerá a las pocas semanas.

¿Cómo afecta la depresión en el embarazo para el bebé?

depresión en el embarazo

Problemas de conducta

Aquí estamos hablando de ciertos problemas como irritabilidad, algún tipo de trastorno de temperamento, hiperactividad, agresión o cualquier otro tipo de problema relacionado.

Puede no darse en los primeros meses de vida; es posible que algunos de los problemas de la depresión en el embarazo no se den hasta mucho tiempo después.

Trastornos de sueño

Este también es un problema bastante habitual. Son pequeños a los que les cuesta dormir por algún motivo: o bien le cuesta conciliar el sueño cuando se van a la cama, se despiertan de forma frecuente, tienen algún tipo de problema de insomnio o son sonámbulos.

Ahora bien, los pequeños son propensos a sufrir esos problemas (cambio de habitación, de cuna a cama, primer día de guardería o colegio…) sin embargo, estamos hablando de cuando el episodio se repite con frecuencia.

Problemas para relacionarse

Otro de los problemas más frecuentes que produce la depresión en el embarazo será que el pequeño pueda desarrollar algún tipo de dificultad para poder hacer amigos: puede ser que le cueste hacerlos en cualquier ámbito de su vida (escuela, parque, guardería…).

También se han encontrado casos en donde estos niños tienen una autoestima más baja, son mucho más temerosos, ansiosos y poco independientes.

En el caso de que esta sea nuestra situación, debemos ponernos en contacto con un especialista para poder determinar cuál es la mejor manera para encarar el problema.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a difundir nuestros contenidos en las redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
0Pin on Pinterest
Pinterest
0